Pensar el Federalismo

Aunque México se ha llamado República Federal por buena parte de su historia, en realidad en pocos momentos este tipo de sistema ha estado en vigor en los hechos. El periodo federal más largo es sin duda el queestamos viviendo, que inicia con la rebelión de Madrazo en 1995 y sobre todo con el derrumbe del viejo régimen en 1997.

Leer más en El Financiero

¿Qué hacer para crecer?

El día de ayer comentaristas, empresarios y académicos participamos en un foro organizado por el CEESP y El Financiero Bloomberg, alrededor de esta pregunta: ¿Qué hacer para crecer? Se plantearon muy diferentes puntos de vista, tanto en la opinión que tenemos de las reformas, como en el ánimo de cada uno. Se revisaron diferentes problemas de la economía, desde la debilidad del sistema financiero hasta la informalidad, pasando por la inversión, el consumo, el riesgo deficitario, etcétera.

Leer más en El Financiero

¿Qué pasa?

En los últimos siete años, la economía mexicana ha crecido poco menos de 12 por ciento. Eso corresponde a una tasa anual de 1.6 por ciento. Más o menos así debe ser el crecimiento poblacional, de forma que el PIB por habitante estaría estancado. Pero no es así. Cuando vemos lo que ha ocurrido con el ingreso salarial de los mexicanos, resulta que no estamos en estancamiento, sino en franca caída.

Leer más en El Financiero

Tempus Fugit

En abril de 2008, Felipe Calderón envió al Congreso una propuesta de reforma energética. Lo que envió era insuficiente, pero acabó siendo todavía peor que eso, después de varios meses de discusiones públicas. En diciembre de 2013, Enrique Peña Nieto propuso una reforma energética más ambiciosa que la de Calderón, pero el Congreso la hizo aún mejor. Leer más en El Financiero

Energía y Equilibrios

Sigue el proceso de las reformas, ahora en esta segunda etapa, más difícil porque concreta pérdida de privilegios a diversos grupos, como lo comentamos la semana pasada. Son tan complicados los equilibrios, que se ha preferido cambiar el orden y va primero la reforma política y después las dos económicas: telecomunicaciones y energética. Leer más en El Financiero