Adversarios

La democracia no es un sistema político que sirve para eliminar conflictos, sino para procesarlos. Por eso es el mejor sistema político que conocemos. Los seres humanos pensamos diferente, salvo cuando la comunidad o el poder sin límites lo impide. Fuera de esos dos casos extremos, no existe posibilidad alguna de lograr que toda la sociedad esté de acuerdo en un conjunto de valores, decisiones, planes, o la forma de pensamiento o acción común que usted imagine. Sabemos esto con certeza desde hace poco más de medio siglo, cuando Kenneth Arrow demostró que una sociedad formada por personas mínimamente racionales es incapaz de construir ese conjunto deseable para todos.

Leer más en El Financiero

Pensar el Federalismo

Aunque México se ha llamado República Federal por buena parte de su historia, en realidad en pocos momentos este tipo de sistema ha estado en vigor en los hechos. El periodo federal más largo es sin duda el queestamos viviendo, que inicia con la rebelión de Madrazo en 1995 y sobre todo con el derrumbe del viejo régimen en 1997.

Leer más en El Financiero

Energía y Equilibrios

Sigue el proceso de las reformas, ahora en esta segunda etapa, más difícil porque concreta pérdida de privilegios a diversos grupos, como lo comentamos la semana pasada. Son tan complicados los equilibrios, que se ha preferido cambiar el orden y va primero la reforma política y después las dos económicas: telecomunicaciones y energética. Leer más en El Financiero

La fuerza del Estado

Hace unas semanas le comentaba que una democracia moderna consiste en tener un Estado fuerte, limitado por la ley, y responsable frente a los ciudadanos. México no conoce eso. De nuestros 200 años de historia, los primeros 50 se nos fueron sin nada de lo anterior; el primer Estado fuerte es la República Restaurada, a partir de 1867. Pero sobre todo con Díaz en el poder, desde 1884, tuvimos un Estado fuerte, sin limitación ni responsabilidad, hasta que en 1910 perdimos lo primero por un cuarto de siglo. Leer más en El Financiero

Mejor ni le muevan

En febrero, de acuerdo con Buendía&Laredo, 40 por ciento de la población consideraba que el mayor error de Peña Nieto eran las reformas. En diciembre, en una encuesta diferente en muchos sentidos, GEA-ISA reportaba que 22 por ciento de los mexicanos consideraban alguna de las reformas como el peor error. Aunque son mediciones diferentes, hay coincidencia. Buendía&Laredo consigna que de noviembre a febrero la opinión sobre todas las reformas se hizo más negativa. Leer más en El Financiero