Limitar al poder (13/nov/2014)

El funcionamiento de la democracia depende de los pesos y contrapesos políticos.

En México, los gobernadores no tienen contrapeso alguno. Los poderes locales están subordinados a ellos, lo mismo que los órganos que deberían ser independientes. No es raro que la misma prensa local y el empresariado también estén controlados. El poder absoluto corrompe absolutamente, y ése es el caso de los gobernadores. Algunos sólo se hacen muy ricos, otros además sucumben a una vida licenciosa, y hay quienes acaban formando parte del crimen. Por eso la vida licenciosa es problema, no por moralina.

Leer más en El Financiero…

Agenda (10/nov/2014)

El 6 de septiembre de 2006, cinco cabezas fueron arrojadas en la pista de baile de un centro nocturno. Eso parece haber sido decisivo en el inicio de la guerra contra el narco tres meses después, ya con Felipe Calderón en la presidencia. No hubo, sin embargo, mayor indignación pública por el hecho, que se olvidó al grado de descalificar la reacción presidencial. Si ese hecho hubiese generado la indignación que globalmente producen las decapitaciones del Ejército Islámico, o la que produjo el bárbaro asesinato de 43 jóvenes hace pocas semanas, tal vez desde hace ocho años habríamos empezado a resolver el principal pendiente en la transformación de México. No fue así.

Leer más en El Financiero…

Indignación y Solución (30/oct/2014)

En el año 2009, Ciudad Juárez fue la ciudad más violenta del mundo, según los medios de comunicación nacionales y extranjeros. En enero de 2010, 60 jóvenes fueron atacados por criminales en la colonia Villas de Salvárcar, matando a 15 de ellos. En agosto de ese año, fue incendiado el casino Royale, en la ciudad de Monterrey, matando a 52 personas. En noviembre, dos estudiantes del Tec de Monterrey fueron muertos en esa ciudad en una balacera entre criminales y militares.

Leer más en El Financiero…

¿Es corrupción? (27/oct/2014)

El camino de construcción del Estado de derecho que llevaba México a fines del siglo XIX, muy parecido al que siguió Japón, terminó por la incapacidad de Porfirio Díaz de manejar su sucesión.

La Revolución cambió el rumbo, e incorporó dos actores políticos: los campesinos, abundantes pero débiles políticamente, y los obreros, apenas nacientes. Aunque los vencedores de la guerra civil rehicieron la Constitución, no parece que tuviesen intención de aplicarla. Los ganadores intentan replicar la presidencia porfirista en un arreglo político diferente, y fracasan: Obregón asesinado y Calles desterrado. Es Cárdenas quien entiende mejor y aprovecha una idea de la época, el fascismo, para construir el México del siglo XX.

Leer más en El Financiero…

Ley de Productividad (6/oct/2014)

Aunque usted no lo crea, el presidente envió a la Cámara de Diputados una iniciativa de “Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional.” En una primera leída, se parece mucho a la estructura de la Ley de Planeación, que también deriva de los artículos 25 y 26 de la Constitución.

Leer más en El Financiero…

Una mala idea (25/sep/2014)

A inicios de los noventa, cuando todavía existía el viejo régimen, fue creciendo un movimiento a favor de transformar la capital del país en un estado, empezando por la elección de los gobernantes. En la reforma política de 1996 se logró buena parte de lo que se buscaba, mediante un estatus especial para el Distrito Federal (DF), que sin llegar a ser un estado, se convertía en una entidad mucho más democrática.

Leer más en El Financiero…