Otra política (6/nov/2014)

Le decía este lunes que hay una especie de ciclos de 30 o 40 años que hemos vivido durante los últimos dos siglos alrededor de la política en el mundo. El primero ocurre cuando se derrumba la legitimidad tradicional del poder, con las revoluciones en Estados Unidos y Francia a partir de 1775. Durante ese primer momento, el gran conflicto político es entre los defensores del viejo régimen y los liberales que buscan crear el nuevo. Después de extender la visión liberal por toda Europa, Napoleón es derrotado en 1815 y hay un nuevo momento, en el que ambas partes buscan un acomodo estable. Sin embargo, aparecía un nuevo actor, los obreros, que en 1848 estallan.

Leer más en El Financiero…

El paso del tiempo (3/nov/2014)

Hasta hace un par de siglos, la legitimidad de los gobiernos derivaba de la religión. Aunque eso empezó a cambiar desde el siglo XVI, es hasta la Revolución Francesa que el poder puede alcanzarse sin la ayuda de la iglesia, o incluso en su contra. En términos políticos, ahí inicia la muerte de Dios. Sin embargo, durante buena parte del siglo XIX el centro del conflicto político es precisamente entre quienes creen que el viejo régimen debe permanecer, por eso llamados conservadores, y quienes creen que es necesario liberarse de él, los liberales.

Leer más en El Financiero…

Presiones Chinas (16/oct/2014)

Hace unos días le recordaba que en octubre caen las hojas de los árboles, pero también los mercados. Y así ha sido. En ese mismo texto le comentaba que durante el tercer trimestre del año, julio-septiembre, el dólar se fortaleció contra todas las monedas del mundo, y contra varios otros instrumentos de inversión, como los metales preciosos o el petróleo.

Leer más en El Financiero…

Elecciones (13/oct/2014)

Mientras escribo estas líneas, hay elecciones en Bolivia. Usted ya sabrá los resultados cuando las lea, y seguramente habrá ganado nuevamente Evo Morales, que ya lleva ocho años en el poder, y se quedará ahí todo lo que pueda, siguiendo la tradición latinoamericana en la que resulta muy difícil dejar el poder, sin importar el signo ideológico.

Leer más en El Financiero…