Limitar al poder (13/nov/2014)

El funcionamiento de la democracia depende de los pesos y contrapesos políticos.

En México, los gobernadores no tienen contrapeso alguno. Los poderes locales están subordinados a ellos, lo mismo que los órganos que deberían ser independientes. No es raro que la misma prensa local y el empresariado también estén controlados. El poder absoluto corrompe absolutamente, y ése es el caso de los gobernadores. Algunos sólo se hacen muy ricos, otros además sucumben a una vida licenciosa, y hay quienes acaban formando parte del crimen. Por eso la vida licenciosa es problema, no por moralina.

Leer más en El Financiero…

Gobernadores (23/oct/2014)

Aunque nuestra historia no es parca en horrores, las recientes matanzas en Tlatlaya e Iguala, y las abundantes fosas clandestinas parecen apuntar a un momento de decisión. Aunque hay quien quiere transformar los eventos en un tema de política nacional, lo que evidentemente no funciona bien son los gobiernos locales. En Guerrero, Michoacán y Tamaulipas, por ejemplo, no pueden garantizar la seguridad de los ciudadanos, es decir, no gobiernan. En Coahuila se endeudó al gobierno estatal a extremos absurdos, pero Chihuahua, Quintana Roo, Nuevo León, Veracruz, Nayarit y Sonora deben hoy más de lo que reciben de participaciones federales, que es casi su único ingreso.

Leer más en El Financiero…