Limitar al poder (13/nov/2014)

El funcionamiento de la democracia depende de los pesos y contrapesos políticos.

En México, los gobernadores no tienen contrapeso alguno. Los poderes locales están subordinados a ellos, lo mismo que los órganos que deberían ser independientes. No es raro que la misma prensa local y el empresariado también estén controlados. El poder absoluto corrompe absolutamente, y ése es el caso de los gobernadores. Algunos sólo se hacen muy ricos, otros además sucumben a una vida licenciosa, y hay quienes acaban formando parte del crimen. Por eso la vida licenciosa es problema, no por moralina.

Leer más en El Financiero…

Ausencia de Estado (20/oct/2014)

La desaparición, o matanza, de estudiantes normalistas en Iguala es evidencia de la ausencia de Estado en Guerrero. Se suma a los centenares de muertos que ahora se descubren en fosas clandestinas, similares a las que existen en otra zona que no tiene Estado, Tamaulipas. Las fosas de Iguala, sin embargo, se conocen desde al menos 2013, y tal vez eso explique la rapidez con que el gobernador de Guerrero dijo que los cuerpos ahí encontrados no serían de los normalistas

Leer más en El Financiero…

La fuerza del Estado

Hace unas semanas le comentaba que una democracia moderna consiste en tener un Estado fuerte, limitado por la ley, y responsable frente a los ciudadanos. México no conoce eso. De nuestros 200 años de historia, los primeros 50 se nos fueron sin nada de lo anterior; el primer Estado fuerte es la República Restaurada, a partir de 1867. Pero sobre todo con Díaz en el poder, desde 1884, tuvimos un Estado fuerte, sin limitación ni responsabilidad, hasta que en 1910 perdimos lo primero por un cuarto de siglo. Leer más en El Financiero

El verdadero cambio

Todos pensamos, y decimos, que queremos que México sea un país mejor para vivir, y con eso nos referimos a que nuestro país debería ser más competitivo, más democrático, y más justo. Sin embargo, lograr eso requiere acciones que, en el fondo, no queremos hacer. Y es por eso que México no es competitivo, democrático y justo. Al menos no en la medida que podría ser, y que decimos que queremos que sea. Continue reading