Haciendo historia

Hoy mismo inicia el final del proceso de las reformas. Si nada especial ha ocurrido, hoy se abre un nuevo periodo extraordinario de sesiones en el Senado, en donde se discutirán, y aprobarán, los dictámenes que reforman y promulgan el conjunto de leyes que llamamos reforma energética. La Cámara de Diputados tiene que pasar por un proceso similar con las leyes que les correspondieron, pero todo indica que en unos días más habremos terminado con todo el proceso. Al menos en lo que respecta a la creación y modificación de leyes.

Leer más en El Financiero

Nueva educación

Seguramente usted se ha dado cuenta de las dificultades que tienen las economías para generar empleos. A partir de la gran recesión, la mayoría de los países más ricos no ha podido regresar a los niveles de desempleo que tenían, a pesar de que su PIB es ahora mayor. Se discute mucho si la política económica es la adecuada, si se requiere más gasto de gobierno o menos, si debe seguir el relajamiento monetario o no, pero no parece entenderse que el empleo es un fenómeno en extinción.

Leer más en El Financiero

Confusiones intelectuales

En estos días iniciales de 2014 el fenómeno que ha captado buena parte de la atención pública es el caso de Michoacán, con justa razón. Se ha atendido menos a otros asuntos con potencial similar, como su estado vecino, Guerrero, o del otro lado del país, Tamaulipas. Pero hay otros eventos que creo que deberíamos también revisar, no por su impacto, sino por lo que reflejan. En esta semana me he enterado de dos casos claros de confusión que creo que merecen atención.

El primero es el tema de la prueba ENLACE, que ha sido descontinuada, y que diversos grupos intentan recuperar. En la argumentación de los defensores de ENLACE, se trata de una prueba que nos permite saber cómo están los niños en términos de desempeño en la escuela, y como no se ha anunciado nada que la sustituya, pues se trata de una enorme pérdida que, en el contexto de la reforma educativa, asocian con un triunfo de quienes quieren impedir o revertir los cambios. Hasta personifican ese enemigo en la CNTE.

Creo que tienen razón en cuanto a que esa organización no quiere la reforma, pero no en lo relacionado a ENLACE. Y la razón es la que esgrimen los consejeros del flamante Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE): la prueba ya no mide nada. Resulta que tanto la necesidad pública de conocer la calidad de la escuela en la que uno lleva a sus hijos, como la idea del gobierno de utilizar ENLACE como referencia en los bonos a los maestros, provocó que las escuelas y los maestros decidieran concentrarse en salir bien en ENLACE. En los casos buenos, estudiando la prueba; en los malos, copiando o falseando resultados.

En las siguientes figuras creo que quedará claro de qué tamaño es el problema. En la figura 1 le muestro el porcentaje de jóvenes que terminan secundaria (o, para PISA, que tienen 15 años de edad) con desempeño insuficiente en matemáticas. Para ENLACE, así se llama la calificación; para PISA, se trata de quienes logran pasar, cuando mucho, el módulo 1, que se define como “es capaz de seguir instrucciones simples”. Continue reading