Con Salomón Chertorivsky

En septiembre de 2015 hubo una breve interacción con Salomón Chertorivsky acerca de la propuesta del gobierno del DF de incrementar el salario mínimo. Publiqué dos artículos, el 15 y el 18 de ese mes, en El Financiero, que se reproducen aquí.

Glorias pasadas (15 septiembre 2015)

Macario Schettino

Tenía la intención de plantear, a partir de hoy, algunas ideas acerca de cómo enfrentar el serio problema de finanzas públicas que describí el viernes pasado. Pero mi estimado Salomón Chertorivski publicó ayer, en estas páginas, un texto que pretende descalificar lo que le presentaba yo el miércoles pasado, 9 de septiembre, en donde afirmaba que buena parte del estancamiento económico se debe a cuatro entidades federativas: DF, EdoMex, Veracruz y Jalisco.

Tal vez porque Salomón es secretario de Desarrollo Económico del DF se sintió agredido, y respondió de mala manera. Pero no entiendo por qué. El fracaso del DF lleva 30 años, no es atribuible a él. A lo mejor se acordó de nuestros desacuerdos acerca del salario mínimo, y consideró que soy una amenaza para sus planteamientos. No importa.

Dice Chertorivski que el “dato rey”, para “conocer la salud y la magnitud de una economía es el empleo”. No lo sé, pero ese dato en México es muy complicado de medir, y en el mundo entero es cada vez menos importante. Más adelante, afirma que en el DF hay 3.6 millones de empleados formales, algo que INEGI no considera así, porque según la institución responsable de la estadística nacional, hay nada más dos millones (ENOE, segundo trimestre 2015). Tal vez Salomón se refiere a la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, que incluye decenas de municipios de otras entidades federativas. Ya nos dirá. En su explicación sobre el empleo, Salomón insiste mucho en el tema de formalidad, con razón. Pero en ese indicador, el DF no es líder, ni mucho menos. En términos relativos, se encuentra en la posición 13 de 32. Lo superan toda la frontera norte (incluyendo las dos Bajas), Querétaro, Aguascalientes, Jalisco, Sinaloa y Quintana Roo. Precisamente lo que apuntaba yo el miércoles.

El DF sin duda es la entidad que produce más riqueza, en eso no hay duda. Lo que ocurre es que cada vez produce menos, y precisamente por ello tiene un peso mayor en el estancamiento. Lo mismo que ocurre con las otras tres entidades que mencionaba: Estado de México, Jalisco y Veracruz. Puesto que eran muy grandes a mediados de los ochenta, el estancamiento que tienen desde entonces se refleja desproporcionadamente en el promedio nacional, opacando el exitoso desempeño de otras entidades. Un dato más, en estas cuatro entidades hay 10 millones de informales, el 34% del total nacional. Natural, si ahí vive el 34% de la población.

Por cierto, Salomón me critica que no use PIB por habitante para comparar entidades, pero es algo que no es recomendable, por la gran migración interna. Si a una entidad le va bien, empieza a atraer población. Si le va mal, pierde población, de forma que el PIB por habitante tiene ese sesgo, si lo que queremos es medir dinámica económica. Precisamente el DF es la entidad que más población pierde, medio millón entre 2005 y 2010, según INEGI. La mitad de ellos podrían haberse ido a Estado de México, pero aún considerando eso, hay una pérdida de 250 mil habitantes entre ambas entidades. Le siguen Chiapas y Guerrero, con 50 mil cada una.

El DF tiene una presencia desproporcionada (más del doble del promedio nacional) en medios de comunicación, servicios financieros, servicios profesionales, corporativos y servicios de apoyo a empresas. Casi del doble en esparcimiento y cultura, y más del doble en educación superior. De todo ello, sólo el sistema financiero ha tenido un crecimiento importante. A lo mejor es ahí en donde está el problema de estancamiento, en caso de que quieran hacer algo, además de responderle a un servidor.

 

El costo del tamaño (18 de septiembre, 2015)

Macario Schettino

Pues otra vez hay que interrumpir el flujo normal de esta columna, por la insistencia del secretario de Desarrollo Económico del DF, Salomón Chertorivski. El pasado 9 de septiembre escribí en este espacio que “el fracaso económico está en México, Jalisco, DF y Veracruz”, porque esas cuatro entidades representaban 44% del PIB Nacional en 1985 y ahora sólo llegan al 38%. El lunes 14, Chertorivski respondió, de forma poco comedida, argumentando que lo que debe medirse es el empleo, y que en eso el DF está muy bien, y que en cualquier caso, la comparación debería hacerse con PIB per capita y no en datos absolutos.

En mi primera respuesta, el martes 15, le decía que el dato de Chertorivski acerca del empleo formal en el DF no coincide con el de INEGI. Según él, la ciudad de México es “la que más riqueza distribuye bajo la forma de trabajo formal, Aquí se ocupan 3.6 millones de mexicanos…” con lo que daba a entender que se refería a 3.6 millones de trabajadores formales. Pero no es así, la mitad de esa cifra son informales, como lo comenté el martes. Ayer regresa a la cifra, nuevamente sin aclarar que no se trata de empleo formal únicamente. Precisamente por eso, como dije el martes, no es conveniente intentar usar el empleo como referencia.

Tampoco creo que convenga usar el PIB per capita, porque la migración entre entidades es muy rápida, y eso altera los resultados. Pero entiendo que Chertorivski quiera usar este indicador, porque como el DF ha perdido población durante la última década, aunque no creciese la actividad, el PIB per capita lo haría. El crecimiento poblacional del DF, de 2003 a 2013 es de -0.1% anual, según datos de CONAPO. El crecimiento poblacional del país es de 1.3%. Así que al comparar PIB per capita, el DF obtiene 1.4 puntos “gratis”, y en lugar de estar en lugar 20, pasa a tercer puesto. Ninguna otra entidad pierde población, pero las que crecen menos en esa década son Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Veracruz. Buena compañía, si de desempeño económico hablamos.

El DF es, sin duda, la entidad con mayor PIB del país, absoluto y per capita, y una de las más grandes en población. Nadie ha puesto eso en duda, ni podría hacerlo. Mi argumento, desde el inicio, ha sido que el magro crecimiento económico del país depende en gran medida de lo que ocurra en las entidades más grandes, por simple aritmética. Si éstas no crecen, aunque otras lo hagan, no compensan el estancamiento de las mayores. Y cuatro de las cinco entidades con mayor peso económico al final de la época anterior (DF, Estado de México, Jalisco y Veracruz) han crecido poco desde entonces, y con ello hunden el promedio nacional. Ése era, y sigue siendo, mi argumento.

No encuentro nada, en lo que Chertorivski ha escrito, que desvirtúe esta afirmación, y sí veo muchos intentos de descalificar al columnista, más que discutir las ideas. Es un estilo que parece normal en la izquierda nacional (ya lo he sufrido con otros), y que yo no comparto. Espero que mis afirmaciones hayan quedado claras, y que pronto sean anuladas con un crecimiento contundente en el DF. Si eso ocurre, le aseguro, no será mediante empleos, sino a través de más creación de riqueza con más empresas. Entiendo que el empleo sea “dato rey”, como lo ha llamado Chertorivski, para la vieja economía industrial. Pero eso es precisamente lo que el DF ya no es, ni volverá a ser.

Y ahí la dejamos, porque usted y yo estamos revisando el presupuesto, y hay mucho trabajo por delante.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: