Agenda (10/nov/2014)

El 6 de septiembre de 2006, cinco cabezas fueron arrojadas en la pista de baile de un centro nocturno. Eso parece haber sido decisivo en el inicio de la guerra contra el narco tres meses después, ya con Felipe Calderón en la presidencia. No hubo, sin embargo, mayor indignación pública por el hecho, que se olvidó al grado de descalificar la reacción presidencial. Si ese hecho hubiese generado la indignación que globalmente producen las decapitaciones del Ejército Islámico, o la que produjo el bárbaro asesinato de 43 jóvenes hace pocas semanas, tal vez desde hace ocho años habríamos empezado a resolver el principal pendiente en la transformación de México. No fue así.

Leer más en El Financiero…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: