Chocolates y Reformas

Hace un par de días la ciudad de México sufrió nuevamente. Ahora, personas inconformes con la nueva versión de Hoy no Circula  decidieron bloquear vías principales en el sur. Después de varias horas de colapso, vino la negociación y, según la prensa, hubo un acuerdo con el gobierno de la ciudad para flexibilizar la medida.

Leer más en El Financiero

Nueva educación

Seguramente usted se ha dado cuenta de las dificultades que tienen las economías para generar empleos. A partir de la gran recesión, la mayoría de los países más ricos no ha podido regresar a los niveles de desempleo que tenían, a pesar de que su PIB es ahora mayor. Se discute mucho si la política económica es la adecuada, si se requiere más gasto de gobierno o menos, si debe seguir el relajamiento monetario o no, pero no parece entenderse que el empleo es un fenómeno en extinción.

Leer más en El Financiero

Pensar el Federalismo

Aunque México se ha llamado República Federal por buena parte de su historia, en realidad en pocos momentos este tipo de sistema ha estado en vigor en los hechos. El periodo federal más largo es sin duda el queestamos viviendo, que inicia con la rebelión de Madrazo en 1995 y sobre todo con el derrumbe del viejo régimen en 1997.

Leer más en El Financiero

¿Qué hacer para crecer?

El día de ayer comentaristas, empresarios y académicos participamos en un foro organizado por el CEESP y El Financiero Bloomberg, alrededor de esta pregunta: ¿Qué hacer para crecer? Se plantearon muy diferentes puntos de vista, tanto en la opinión que tenemos de las reformas, como en el ánimo de cada uno. Se revisaron diferentes problemas de la economía, desde la debilidad del sistema financiero hasta la informalidad, pasando por la inversión, el consumo, el riesgo deficitario, etcétera.

Leer más en El Financiero

¿Qué pasa?

En los últimos siete años, la economía mexicana ha crecido poco menos de 12 por ciento. Eso corresponde a una tasa anual de 1.6 por ciento. Más o menos así debe ser el crecimiento poblacional, de forma que el PIB por habitante estaría estancado. Pero no es así. Cuando vemos lo que ha ocurrido con el ingreso salarial de los mexicanos, resulta que no estamos en estancamiento, sino en franca caída.

Leer más en El Financiero