Ni mal ni bien

El golpe de la Gran Recesión de 2009 en Estados Unidos fue duro. Apenas ahora alcanzan una producción industrial similar a la que tenían antes de la caída, en 2007. Y en empleo están todavía muy lejos de los niveles de entonces. Para nosotros, que les vendemos, también han sido malos tiempos. Menos malos, porque logramos aumentar nuestra participación en el mercado vecino, aunque sea un poco. En 2007 producíamos el equivalente a un octavo del número de autos vendidos allá. Para 2011 ya producíamos el equivalente a un quinto. En números, pasamos de 2 a 3 millones de autos producidos en México en estos siete años.

Leer más en El Financiero…