Haciendo historia

Hoy mismo inicia el final del proceso de las reformas. Si nada especial ha ocurrido, hoy se abre un nuevo periodo extraordinario de sesiones en el Senado, en donde se discutirán, y aprobarán, los dictámenes que reforman y promulgan el conjunto de leyes que llamamos reforma energética. La Cámara de Diputados tiene que pasar por un proceso similar con las leyes que les correspondieron, pero todo indica que en unos días más habremos terminado con todo el proceso. Al menos en lo que respecta a la creación y modificación de leyes.

Leer más en El Financiero

Adversarios

La democracia no es un sistema político que sirve para eliminar conflictos, sino para procesarlos. Por eso es el mejor sistema político que conocemos. Los seres humanos pensamos diferente, salvo cuando la comunidad o el poder sin límites lo impide. Fuera de esos dos casos extremos, no existe posibilidad alguna de lograr que toda la sociedad esté de acuerdo en un conjunto de valores, decisiones, planes, o la forma de pensamiento o acción común que usted imagine. Sabemos esto con certeza desde hace poco más de medio siglo, cuando Kenneth Arrow demostró que una sociedad formada por personas mínimamente racionales es incapaz de construir ese conjunto deseable para todos.

Leer más en El Financiero

Chocolates y Reformas

Hace un par de días la ciudad de México sufrió nuevamente. Ahora, personas inconformes con la nueva versión de Hoy no Circula  decidieron bloquear vías principales en el sur. Después de varias horas de colapso, vino la negociación y, según la prensa, hubo un acuerdo con el gobierno de la ciudad para flexibilizar la medida.

Leer más en El Financiero

Nueva educación

Seguramente usted se ha dado cuenta de las dificultades que tienen las economías para generar empleos. A partir de la gran recesión, la mayoría de los países más ricos no ha podido regresar a los niveles de desempleo que tenían, a pesar de que su PIB es ahora mayor. Se discute mucho si la política económica es la adecuada, si se requiere más gasto de gobierno o menos, si debe seguir el relajamiento monetario o no, pero no parece entenderse que el empleo es un fenómeno en extinción.

Leer más en El Financiero

Pensar el Federalismo

Aunque México se ha llamado República Federal por buena parte de su historia, en realidad en pocos momentos este tipo de sistema ha estado en vigor en los hechos. El periodo federal más largo es sin duda el queestamos viviendo, que inicia con la rebelión de Madrazo en 1995 y sobre todo con el derrumbe del viejo régimen en 1997.

Leer más en El Financiero

¿Qué hacer para crecer?

El día de ayer comentaristas, empresarios y académicos participamos en un foro organizado por el CEESP y El Financiero Bloomberg, alrededor de esta pregunta: ¿Qué hacer para crecer? Se plantearon muy diferentes puntos de vista, tanto en la opinión que tenemos de las reformas, como en el ánimo de cada uno. Se revisaron diferentes problemas de la economía, desde la debilidad del sistema financiero hasta la informalidad, pasando por la inversión, el consumo, el riesgo deficitario, etcétera.

Leer más en El Financiero

¿Qué pasa?

En los últimos siete años, la economía mexicana ha crecido poco menos de 12 por ciento. Eso corresponde a una tasa anual de 1.6 por ciento. Más o menos así debe ser el crecimiento poblacional, de forma que el PIB por habitante estaría estancado. Pero no es así. Cuando vemos lo que ha ocurrido con el ingreso salarial de los mexicanos, resulta que no estamos en estancamiento, sino en franca caída.

Leer más en El Financiero

Tiranía de los Expertos

William Easterly es un experto en desarrollo económico que pasó 16 años trabajando en el Banco Mundial, hasta que publicó en 2001 un libro titulado En busca del crecimiento. Se trata de un extraordinario libro que ilustra cómo buena parte de lo que creemos acerca del desarrollo económico no tiene fundamento, y cómo muchos esfuerzos por ayudar acaban siendo perjudiciales. Gracias a ese libro se retiró, no en buenos términos, del Banco Mundial.

Leer más en El Financiero…

El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty

La aparición del libro “El capital en el siglo XXI” de Thomas Piketty en su traducción al inglés ha sido uno de los fenómenos editoriales más espectaculares que han ocurrido. No creo que haya un libro de economía que haya sido recibido así nunca, mucho menos uno que tiene 577 páginas, más notas y demás, con gráficas y algunas ecuaciones. Es decir, un libro que no es fácil de leer.

El libro fue publicado en Francia un año antes, y no tuvo allá mucho éxito. O mejor, tuvo el éxito normal de un libro de economía. Hasta que el fenómeno estadounidense provocó un renacimiento del original francés.

Thomas Piketty es un economista francés que trabajó un par de años en Estados Unidos, pero ha vivido el resto de su vida en París. Lleva cerca de 15 años trabajando en la construcción de bases de datos acerca del ingreso y la riqueza de las personas haciendo uso de registros fiscales. Esto es una gran aportación, porque las encuestas, tanto de ingreso como de riqueza, suelen menospreciar mucho la situación de los más ricos. Específicamente, el 1% más rico no suele aparecer en los datos. El trabajo de Piketty, en muchas ocasiones con A.B. Atkinson y Emmanuel Sáez, es de gran importancia.

Entre otras cosas, este trabajo le ha ido abriendo espacio en Estados Unidos porque el tema de la desigualdad ha crecido en interés, sobre todo después de la crisis de 2009, pero tiene sus raíces en un proceso iniciado en los ochenta.

En las páginas que siguen le presento mi opinión acerca del libro, junto con algunas referencias a otras reseñas que me parecen importantes. No es un texto breve, pero espero que sea útil.

Continue reading

Ni mal ni bien

El golpe de la Gran Recesión de 2009 en Estados Unidos fue duro. Apenas ahora alcanzan una producción industrial similar a la que tenían antes de la caída, en 2007. Y en empleo están todavía muy lejos de los niveles de entonces. Para nosotros, que les vendemos, también han sido malos tiempos. Menos malos, porque logramos aumentar nuestra participación en el mercado vecino, aunque sea un poco. En 2007 producíamos el equivalente a un octavo del número de autos vendidos allá. Para 2011 ya producíamos el equivalente a un quinto. En números, pasamos de 2 a 3 millones de autos producidos en México en estos siete años.

Leer más en El Financiero…

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 34 other followers